A principios de la pandemia todo quedó en stand by, sin saber los seres humanos que estaba sucediendo y cómo sería el futuro próximo. Lo cierto es que para todos los puestos laborales fue un cimbronazo y se frenaron muchísimos procesos de selección, reducción de horas, suspensiones, etc., debido a la nombrada incertidumbre que generó en el ámbito empresarial.

No obstante, no todas son malas noticias, algunas empresas rápidamente comenzaron a diagramar estrategias de afrontamiento y acomodación a este nuevo escenario.

De este modo rápidamente comenzaron a surgir pedido de posiciones que responderían a la nueva situación, atendiendo a la oferta y demanda que se generaba.

Es así que las posiciones que tomaron alza en este periodo fueron las relacionadas con profesionales de marketing digital, perfiles de logística en E-commerce, desarrolladores web Front-end y Back-end,  programadores informáticos, ingenieros de datos, expertos en ciberseguridad, especialistas en analítica de datos, Project managers, representantes de atención al cliente, ventas, entre otros.

Si bien los puestos referidos a la tecnología e informática ya venían en alza mucho antes de la crisis sanitaria, se potenciaron aún mas y en consecuencia las demás posiciones nombradas.

Mucho de los cuales se convirtieron en perfiles clave para la planificación, coordinación y ejecución de las estrategias creadas por las Pequeñas y Medianas Empresas impulsadas por sus emprendedores y Ceos.

Estas estrategias se vieron marcadas por la respuesta del mercado, debido al confinamiento, la compra online requirió mucho más presencia de tecnologías agiles que respondieran al impresionante desenlace E-commerce, de hecho muchas empresas, que consideraban sus ventas para un periodo de tres años, lo vieron en menos de un año, con lo cual las posiciones de marketing, ventas, atención al cliente, armado de pedidos, logística, gestión en centros de almacenamiento y distribución, etc., fueron las protagonistas desde aquel marzo del 2020.

Dentro de estas posiciones y otras que no se vieron tan demandadas, las competencias técnicas fueron y son esenciales, así como habilidades emocionales para responder a las nuevas modalidades y retos que presentaba la pandemia.

Por:

Lic. Valeria Aguilar Psicóloga laboral

Consultor Sénior – Capital Humano

Líder Selección y Capacitación 384 Group