En este artículo te cuento por qué es importante realizar un proceso de selección profesionalizado, contratando una empresa externa que se encargue del mismo.

La mayoría de los fallos en la contratación de personal, se producen al no hacer un buen proceso de selección y no definir con eficacia las competencias personales y/o técnicas de los candidatos que se buscan.

Si bien un proceso de selección profesionalizado puede llevarnos más tiempo, por todas las etapas que posee el mismo, ahorraremos en el largo plazo, ya que nos evitaremos caer en los errores más comunes, de las contrataciones fallidas, que implican mayores costos de capacitaciones e inducciones que toman tiempo y ocupan recursos en la empresa.:

Es impensable considerar la posibilidad de contratar al azar, ya que corremos el riesgo de no dar con el perfil que necesitamos y con ello la pérdida de tiempo, esfuerzos y dinero para contratarlo, capacitarlo, etc.

Por otro lado, los recomendados y conocidos que nos envían Curriculum vitae, pueden ser de suma utilidad, pero será mejor si manejamos todo por medio de la objetividad de un selector externo a la empresa, el cual no se encuentra comprometido con los recomendados, y puede darnos una visión profesional del perfil del postulante.

Lo mismo sucede cuando encontramos personal interno que podría asumir la posición que deseamos cubrir, en este caso una evaluación de potencial, realizada por un profesional externo a tu empresa, será de suma utilidad, ya que podrá analizar las competencias que requiere el puesto a cubrir y las que posee el postulante.

Esta es una muy buena opción, la persona que estamos visualizando ya conoce la empresa, esta adecuado a la misma, lo único que debemos hacer es analizar si se adecuará al puesto. Luego de la evaluación de potencial, pueden suceder tres cosas:

  • Que tenga las competencias, se adapta perfectamente al puesto y se cubre la posición.
  • Que tenga las competencias, pero deba desarrollarlas capacitándose,
  • y por último puede ser que a simple vista nos parecía el más indicado, pero no posee las habilidades para desempeñarse con éxito en el puesto.

Bajo esta última posibilidad, seguimos en la búsqueda del aspirante adecuado fuera de nuestra empresa:

Los profesionales, expertos en la materia, se encargarán de realizar todos los procedimientos y utilizar técnicas especializadas para el reclutamiento, selección y evaluación de los candidatos. Llevando a cabo la planificación de actividades para la búsqueda del recurso humano más calificado para el puesto. Por consiguiente, la evaluación asegurará a la empresa un proceso impecable, en el cual se han aplicado los mejores métodos y técnicas, en relación a, perfil de los candidatos, experiencia laboral, trayectoria en educación y conocimientos, aspectos psicológicos, competencias organizacionales según el nivel a ocupar, etc.

La función del personal que trabaja en vuestras empresas, forma parte de los procesos productivos ya sea en una planta de producción, atendiendo al cliente, realizando análisis administrativos, contables, financieros, comercializando, etc., por lo cual es muy importante dedicar los esfuerzos e inversión necesaria para captar el recurso humano que formará el capital más valioso y clave en la producción y excelencia organizacional.

Dado que la incorporación de nuevas personas afecta a toda la organización, la decisión de contratar este servicio requiere considerar la provisión de personal como una prioridad estratégica y comprometerse con la importancia de este proceso.

Las empresas conscientes de que el mayor activo de la empresa son los empleados, comprenden que muchas veces el éxito depende de contratar siempre, desde la primera vez, a la persona indicada.

Una vez que encaramos el proceso de selección, los profesionales nos topamos con factores que atentan contra la efectividad del mismo, como, por ejemplo:

  • Cuando la urgencia y celeridad con la que se pretende cubrir una posición hace casi inviable poder relevar una cantidad y calidad de candidatos acordes al perfil en el tiempo solicitado
  • Cuando no hay un convencimiento sobre cuál es el perfil del candidato que realmente se necesita.
  • Cuando se busca un candidato para realizar “teóricamente” determinadas funciones y luego en la “práctica” se le dan otras distintas, por lo que hace que rápidamente la persona recién ingresada comience a buscar otro trabajo.
  • Cuando existe un desconocimiento total sobre las tareas y responsabilidades que implica el puesto a cubrir más allá del título o su mera descripción general

Dada estas variables, en primer lugar, contar con el perfil del puesto a cubrir es de suma importancia, ya que:

  • Nos permite delimitar el lugar que necesitamos cubrir,
  • al mismo tiempo ayuda en el proceso de reclutamiento y en el de selección donde encuadramos nuestra mirada hacia los postulantes que reúnen los requisitos mínimos y los excluyentes,
  • posteriormente nos permite transmitir al nuevo empleado qué esperamos de él en ese puesto, lo cual le brindará absoluta comprensión y posibilidades de explayar sus conocimientos y experiencias en las tareas a desarrollar en su desempeño.
  • Es recomendable en el corto plazo, hacer seguimiento a nuevo integrante, junto con la descripción de puesto o perfil del puesto que hemos armado, a fin de acompañarlo en su proceso de adaptación al mismo, y a nuestra empresa, la cual tiene su cultura y modalidad de trabajo, pero también resulta interesante permitir que la persona aporte de su creatividad y visión para proponernos cambios o mejoras que optimicen los resultados.

Entonces, la detección del perfil del puesto es la primera herramienta que nos brinda un marco de reclutamiento y selección asentado en bases sólidas, para lo cual debemos saber exactamente qué necesitamos.

Luego, es importante que el consultor o bien el selector, tengan una reunión presencial con la empresa contratante, a fin de permitir conocer el ambiente de trabajo donde se insertará la persona buscada, de ser posible, será de suma utilidad conocer a los futuros compañeros de trabajo, lo que facilitará la búsqueda de personas que encajen con el grupo de trabajo y permita una sinergia que se traduzca en óptimos resultados.

Y finalmente es imprescindible, esperar el tiempo que sea necesario para dar con el más apto e indicado, ya que el proceso implica toda una serie de etapas que posee el servicio de reclutamiento y selección profesionalizado.

En nuestra empresa contamos con más de 10 años de trayectoria seleccionando talentos de diferentes posiciones y para distintas empresas (rubro, sector, etc.), contamos también con profesionales sumamente capacitados para realizar todo el proceso de selección y evaluar a los más aptos, permitiendo así dar una solución a cada organización que se traduzca en satisfacción con el personal ingresado y la optimización de los resultados estratégicos que se plantea la misma.

En mi próximo artículo te contare sobre las etapas que lleva un proceso de selección profesionalizado.

Tendremos también oportunidad de conocer sobre los aspectos a tener en cuenta cuando la empresa encargada del reclutamiento y selección nos envía los postulantes, ¿Qué debemos preguntar en la entrevista a los postulantes? ¿Qué debemos considerar para analizar y tomar una decisión?, etc.

 

Por: Lic. Valeria Aguilar, líder de selección y capacitación 384 Group.