Leyendo un artículo sobre biomimesis, tuve la sensación de que el fenómeno de observar la naturaleza para generar soluciones a nuevos problemas, no solo tiene espacio de acción en el ámbito de la ciencia, sino que también en ámbitos como los negocios y todo lo que tiene que ver con intercambios más eficientes.

El mundo entro en crisis gracias a un virus. Nos aisló, nos impidió comerciar con los métodos tradicionales, afecto estudios, proyectos, afectos. Nos generó un desbalanceo a todo nivel y después de más de un año en esta circunstancia, nos vemos en la necesidad de volver a retomar nuestras vidas desde un lado en el que las condiciones han cambiado. El mundo ya no es el mismo, han aparecido nuevos temores, nuevas oportunidades, nuevos paradigmas.

Como emprendedor, debería decir que me he sentido sometido a prueba, mi capacidad de resiliencia se vio sometida a prueba. Y tal como en un duelo hay que transcurrir por ciertas etapas para poder sanar; de la misma manera después del periodo más duro de la pandemia nos vemos obligados a transcurrir por ciertos escalones para reestructurar nuevamente, proyectos, vida, afectos y economía.

Los aspectos más interesantes de este proceso creo han sido el descubrimiento y puesta en acción de herramientas que antes existían, pero no era tan necesario usarlas. Me refiero específicamente a todo el paquete de herramientas digitales. De alguna manera la plataforma digital nos permitió mantenernos comunicados, seguir estudiando, comerciar, emprender.

Nadie hoy en día piensa en emprender sin investigar o trabajar a través de la web o de herramientas digitales, se han transformado en un eje en los desarrollos post pandemia. Ha cambiado la forma en que administramos nuestro tiempo, tanto en el trabajo como en el estudio, ha facilitado enormemente el aprender o el generar nuevos contactos. Le hemos perdido el miedo a comunicarnos y transmitir mensajes o conocimientos complicados en forma virtual y hemos canalizado gran parte de nuestras compras a través de los medios digitales. Este fenómeno nos ha reestructurado el uso del tiempo, de nuestro dinero y ha cambiado la forma en que nos comunicamos con nuestros afectos. También ha generado relaciones más superficiales y en muchos casos temor a las experiencias directas. Es en este sentido una nueva dimensión de las relaciones humanas

Todos los informes que he estado estudiando referidos a los fenómenos post pandémicos, tienen como eje el cambio en la forma de comunicarnos y de acercarnos al conocimiento y las personas.

Este fenómeno genero nuevos mercados, oportunidades que antes eran impensadas han surgido, nos hemos hecho de nuevas herramientas, todos hemos estudiado o investigado nuevas cosas durante el tiempo que estuvimos encerrados. Quienes han tenido la visión de asomarse más tempranamente a este nuevo amanecer ya están operando con nuevas bases, con nuevos paradigmas.

Entonces, volviendo al artículo sobre biomimesis, así como la ciencia descubrió nuevos conceptos sobre uso de pegamentos, viendo cómo funcionan los pies de un geco, de igual manera los emprendedores hemos tenido que volver a observar y analizar el mundo con ojos nuevos. Descubrir que los cambios son esenciales, confirmar que la flexibilidad física y mental hacen al buen emprendedor, re afirmar que la disciplina es eje fundamental y que nada funciona sino nos agiornamos permanentemente, que nada se puede despreciar, que no hay idea o conocimiento obsoleto, todo tiene un tiempo de maduración e ideas que hace dos años parecían descabelladas hoy son una realidad aceptada.

Entonces y, para resumir…

¿Qué nos dejó la pandemia?

Sin lugar a dudas que el cambio, la reformulación de principios aparentemente sólidos, son un eje fundamental para la innovación. Que poner todo en duda es bueno, que animarnos, a veces a cosas descabelladas, es bueno, que profesionalizar procesos que antes parecían innecesarios es fundamental, que, así como la naturaleza tiende a evolucionar con sus sistemas a su configuración más probable, que es al mismo tiempo la que más micro estados tiene, entropía, así mismo el hombre como parte de la naturaleza debe evolucionar observando su entorno y comprendiendo qué nuevos sistemas se están ejecutando y qué micro sistemas a su vez se ven involucrados. Quien logre realizar esta lectura sin lugar a dudas tendrá la mayor ventaja competitiva. Serán los emprendedores post pandemia.

 

Por: Juan Cismondi, Franquiciado 384 Group Ecuador.